Acceso al sistema y primeras órdenes básicas:

Tecleando nuestras primeras órdenes en el sistema:

Antes de entrar en materia es necesario aclarar un punto que seguramente en cuanto comencemos parecerá obvio: ¿cómo ver lo que ponemos y lo que nos responde el ordenador si, precisamente, el problema es que no vemos?

Bien, en principio voy a explicar unas pocas órdenes básicas del sistema y algo de su filosofía de funcionamiento para luego pasar a explicar el sistema de empaquetamiento de programas y, por tanto, el modo de instalar software en un sistema GNULinux. Por ello con este tema y con el de los paquetes ya se podrá instalar un lector de pantalla y comenzar a probarlo todo. Lo hago así, aun sabiendo que es más teoría, porque posiblemente de otro modo tendría que soltaros una línea de órdenes del sistema para instalar el programa lector de pantallas y no os enteraríais de nada. Así que, teniendo en cuenta esto, comienzo con la explicación de unos rudimentos que luego de enviar el tema sobre la paquetería de Linux podréis ponerlos en práctica. Vamos allá.

En el principio fue el login… presentándonos al sistema:

Como ya apuntamos en pasadas entregas, Linux es un sistema operativo multitarea y multiusuario. Esto quiere decir que podrá haber más de una persona usando un ordenador a la vez, cada uno de ellos ejecutando a su vez diferentes aplicaciones. Para que cada uno de estos posibles usuarios puedan trabajar, es imprescindible que se presenten adecuadamente al sistema operativo y que éste reconozca y se configure independientemente para cada uno de los usuarios según sus privilegios establecidos por un posible administrador. Este proceso, llamado login, consta de dos pasos:

A) Login: se introducirá un nombre de usuario (nombre con que te identificarás ante el sistema, el cual será dado por el administrador).
B) Password: una contraseña, la cual es tu llave personal secreta para entrar en la cuenta. Al ser el único conocedor de la contraseña, nadie más podrá presentarse en el sistema con tu nombre de usuario.

Si bien todo esto es cierto, es necesario conocer también que el superusuario root tiene privilegios absolutos sobre todo el sistema, y esto incluye también las cuentas de usuario y sus contraseñas, por lo que el root podrá eliminar, crear y cambiar todas las cuentas y todas las contraseñas para esas cuentas. Generalmente un ordenador casero utilizado por una única persona seguirá trabajando de este modo, un superusuario root para gestionar todo el sistema y uno o más usuarios para trabajar diariamente. Aunque esto nos pueda parecer absurdo, (venimos formados la mayor parte de nosotros en el trabajo con sistemas DOS o Wuindows), el mantener a los usuarios separados de la administración hacen que los sistemas Linux sean prácticamente invulnerables a los virus.

En casi todas las instalaciones de un sistema linux se nos pedirá en uno u otro momento un nombre de usuario que deberemos dar, una contraseña, y también una contraseña para el usuario root que siempre debe existir ya que sin él no podríamos administrar a Linux. Asimismo, cada sistema Linux tiene un nombre del sistema (hostname) asignado. Este hostname le da nombre a la máquina. El nombre del sistema es usado para identificar máquinas en una red, pero incluso aunque la máquina no esté en red, debería tener su nombre. éste, también se nos suele solicitar en el proceso de instalación. Si omitimos dar uno lo más probable es que el hostname de la máquina sea fijado a Localhost o al nombre de la distribución que estemos instalando.

En la mayor parte de las distribuciones linux, cuando el sistema se carga en memoria, arrancará por defecto el sistema gráfico, ya sea con el gestor de ventanas GNOME, con el KDE o con cualquier otro. Aunque para el entorno GNOME ya existe un lector de pantallas más o menos utilizable, de momento nos vamos a fijar más en el entorno de consola, así que, cuando el sistema nos pida el login, (lo sabremos porque posiblemente en el altavoz interno del PC o en los altavoces externos escucharemos algún sonido que así nos lo indique), pulsaremos la combinación de teclas alt + control + F1, lo que nos colocará en la solicitud del login, pero esta vez en la modalidad de texto, que es la que nos interesa. Si por cualquier razón quisiéramos volver a pasar desde la consola al entorno gráfico que acabamos de avandonar, simplemente pulsando alt + F7 lo haremos, y con alt + control + F1 volveremos de nuevo al entorno sólo texto. Por tanto, Situados en el entorno de consola escribiremos primero el nombre de usuario y pulsaremos intro. tras esto escribiremos la password, daremos intro, y entraremos inmediatamente en el entorno de trabajo. En muchas distribuciones si pulsamos entonces la tecla retroceso escucharemos pitidos en el altavoz interno del PC, lo que nos indica que estamos autorizados correctamente ante el sistema, de lo contrario el ordenador no pitaría. (esto no es válido en muchas otras tales como guadalinex.

Existen, también, otros usuarios especiales como admin, sa o sysadm (usuarios de administración del sistema), o uucp (usuario de comunicaciones) pero de momento éstos quedan fuera de nuestro ámbito de estudio.

Breve nota sobre linux en modo live CD y las contraseñas.

Muchas distribuciones, como ya creo haber comentado en algún otro tema, (entre ellas Guadalinex, oralux o lazarux), han sido diseñadas en un modo especial llamado Live Cd, esto no es ni más ni menos que la posibilidad de arrancar y cargar el GNULinux en memoria desde el CDRom, con la intención de que el usuario pueda probar fácilmente la distro sin tener que tocar nada en el equipo. Son distribuciones funcionales completamente e, incluso, podría llegar a guardarse información en la partición nativa de windows tal como archivos, documentos, etdc. Frente a la facilidad de uso que esto supone, también supone alguna desventaja: la carga del sistema es mucho más lenta, así como la ejecución de los programas, puede haber más problemas en la detección de determinado hardware dado que es necesario que linux cargue los módulos correspondientes para dichos dispositivos, con lo que, si no han sido tenidos en cuenta, no será posible hacer funcionar bien ese ordenador. Por lo que lo normal es que las live CD se Prueben y, si convencen al usuario, se acabe por instalar desde la oportuna utilidad de instalación que exista en esa distribución.

Pues bien, el modo general de uso de estas distribuciones hace que no sea necesario identificarse ante el ordenador por lo cual el modo de arranque y de uso podrá parecerse más a cómo lo veníamos haciendo en otros entornos como Windows. Es por ello también que no existe el usuario root (en realidad si que existe, pero no tiene sentido ya que en este tipo de distribuciones no vamos a poder instalar ni desinstalar nada), así que estaremos utilizando el sistema como un usuario preidentificado por los creadores de la distribución.

Ya dentro del sistema: ¿y ahora?

En cuanto nos identificamos ante el sistema tal cual vimos más arriba, aparecerá normalmente lo que denominamos consola, que no es otra cosa que una pantalla en negro con el promt visible y esperando a recibir órdenes. El prompt no es otra cosa que el púnto indicativo de entrada de las órdenes a la consola , el cual, en linux, se suele representar con el nombre de la máquina, separado por los dos puntos el nombre del usuario seguido del signo # (almohadilla) o $ (dólar) dependiendo de si el usuario es normal o si es el root. Un ejemplo válido sería quetzatl:army´# si estamos en la máquina llamada quetzatl y el usuario actual es army.

En linux podremos tener, a diferencia de otros sistemas de órdenes como ms-DOS o freeDOS, lo que denominamos consolas virtuales. Éstas nos Permiten tener más de una sesión de trabajo activa y ejecutar distintas tareas a la vez. Una vez en el sistema pueden ir activándose con alt+f1, alt+f2,

alt+f3 hasta alt+F6, en principio, aunque es posible habilitar hasta doce sesiones, con el resto de teclas de función. Esto facilita mucho la tarea de la multisesión, ya que podemos tener varios programas corriendo a la vez en una consola, pero también podemos tener varias consolas a la vez corriendo varios programas, o podemos tener un programa por consola. Yo por facilidad de uso suelo tener un programa por consola cuando no supero los cuatro programas corriendo a la vez, pero tampoco estoy convencido que esto sea una buena cosa.

Primeras órdenes dadas:

Un comando u orden se invoca tecleando su nombre y separando con espacios los argumentos opcionales. La shell después de mostrar el prompt del sistema (# o $) espera

a que se le introduzca algo, lo cual será interpretado y ejecutado después de pulsar la tecla [Intro]. Evalúa lo que se ha escrito buscando en primer lugar

si contiene el carácter / (barra inclinada) al principio. En el caso que aparezca lo interpreta como un programa y lo ejecuta. En caso contrario, examina si se trata de

una función (secuencia de comandos identificada por un nombre unívoco) y si no lo es, comprueba que sea un comando interno o palabra reservada para ejecutar.

Por último, hechas estas comprobaciones con resultado negativo, la Shell considera que se trata de un comando externo y comienza su búsqueda en el disco

en los directorios de la variable de entorno PATH. Si no encuentra nada se mostrará el mensaje:

[ComandoTecleado]: command not found (donde el nombre Comando Tecleado es la orden que nosotros hemos tratado de escribir previamente).

Ahora al fin vamos a escribir las primeras órdenes o comandos básicos del sistema para cerrar este tema y pasar a explicar el apartado dedicado a los paquetes para que podais instalaros el lector de pantallas.

La primera orden que vamos a escribir se llama ls. Este comando Lista archivos y directorios de un directorio. Usos:

ls (Lista archivos y directorios del directorio actual. Es igual que ls . (ls punto).

A la vista no hay diferencia entre archivos y directorios).

ls -a (Lista todos los archivos y directorios, incluidos los ocultos, . -directorio actual y .. -directorio anterior).

ls .. (Lista archivos y directorios del directorio anterior).

ls -F (Lista diferenciando archivos de directorios).

ls -l (Lista atributos o permisos de archivos).

Tened en cuenta que, al igual que en los sistemas DOS, . (punto significa directorio actual) y .. (punto punto significa directorio anterior). A los que nunca trabajásteis en sistemas DOS os aclaro que un directorio es lo mismo que una carpeta.

Cambio de directorio: cd.

Cambia el directorio actual de trabajo. Permite indicar el camino desde el directorio raiz «/» (direccionamiento absoluto) o desde el de trabajo (direccionamiento

relativo).

Ejemplos: (Nos encontramos en /home/army y queremos movernos a /home/army/compartidos/edonkey).

relativo: cd compartidos/edonkey .

absoluto: cd /home/army/compartidos/edonkey (Todo el camino desde el raiz «/»).

Otros:

cd .. (Nos mueve al directorio anterior). (ojo a los de MS-DOS o FreeDos que siempre cometemos el mismo error, los puntos van separados de la orden cd.

cd / (Nos mueve al directorio raiz).

cd (Nos mueve a nuestro directorio origen «home», igual que cd ~).

cd compartidos (Nos mueve al subdirectorio compartidos).

Orden mkdir:

Crea un directorio. Ejemplo:

mkdir canciones (Crea el subdirectorio siempre que no exista).

Orden rmdir:

Elimina un directorio. Ejemplo:

rmdir canciones (Borra el subdirectorio siempre que esté vacío).

Orden cp:

Copia entre distintas ubicaciones archivos. Ejemplos:

cp /home/army/archivo1 /home/quetzatl/archivo1

cp archivo1 archivo2 A diferencia de el DOS hay que escribir siempre la ruta completa tanto de destino como de origen incluyendo el nombre del archivo destino, tenedlo muy presente porque esto es una fuente de muchos fallos y, antes de darnos cuenta de la razón, solemos volvernos locos buscando la solución.

Orden mv:

Mueve archivos de una a otra ubicación. Ejemplos:

mv index.htm /home/httpd/intranet/

mv /home/quetzatl/compartidos/edonkey/canción.mp3 /home/army

Si movemos al archivo /null haremos lo mismo que si eliminásemos el archivo.

Orden rm:

Elimina archivos y directorios. Ejemplos:

rm ArchivoPrueba (elimina el archivo llamado ArchivoPrueba)

rm -i ArchivoConfidencial (Pide confirmación antes de eliminar el archivo).

rm -r . (Suprime archivos y subdirectorios. Es un modo de eliminar recursivamente. Úsalo con precaución porque no pregunta).

Por último en esta entrega os voy a comentar tres órdenes más que afectan a la sesión de trabajo y al ordenador.

Orden halt:

Detiene (apaga) el sistema. Solamente es funcional desde el usuario root, ya que por ser Linux un sistema multiusuario no debe permitirse que cualquiera tenga el poder de reiniciar o detener todo.

Ejemplos:

halt -r now (Reinicia el sistema «ahora»).

halt -h now (Detiene el sistema «ahora»). generalmente solo con poner la orden halt desde el usuario root se conseguirá que linux apague el ordenador.

orden exit:

Finaliza la sesión de trabajo actual. Esta es la orden que ha de utilizar cualquier usuario para terminar su sesión. No apaga el sistema, sino que cierra el usuario y la terminal queda en la pantalla de login.

Orden reboot:

Reinicia la máquina. También se puede substituir por la pulsación de la combinación de teclas alt+control+suprimir .

Compártelo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.