Algunos comentarios sobre Londres

Por Segunda Silva y Ana María Silva

1. En cuanto a la ciudad, es muy paseable, el centro es tranquilo, con mucha gente, pero no es especialmente ruidoso, con lo que resulta muy agradable caminar sin prisa.

2. El museo británico

Estoy gratamente sorprendida por la cantidad de estatuas y demás, que pude tocar en el Museo Británico. Sólo tuve que pedir permiso a alguno de los vigilantes de las salas y en ocasiones ni eso, en cuanto se acercaban para decirme algo y se daban cuenta de que no veo, lo dejaban estar.

Es impresionante poder tocar las ánforas, esculturas representando a diferentes dioses, rostros de Sócrates y otros personajes históricos o no, pero en cualquier caso de hace cientos y hasta miles de años, un inmenso escarabajo, una esfinge griega alada, la reproducción de los frisos del Partenón que están en una sala todos reunidos…

A veces, dado el gran tamaño y altura de las figuras, sólo podía alcanzar a tocar los pies de un faraón, pero también se pueden tocar paredes de tumbas egipcias con los grabados y o una reproducción del discóbolo.

Algunas de estas figuras tenían un cartelito en braille, pero sólo recuerdo haber leído tres y están escritos en inglés.

Una curiosidad: A la entrada del museo hay una tienda con reproducciones, de las que destaco una de Venus, muy bien hecha en alabastro o algo parecido y de la que me quedé con ganas de traerme, pero los precios son realmente elevados.

3. National Gallery

Otro de los días estuve en la National Gallery, de la que sólo puedo contaros que en la entrada hay una maqueta muy buena de la fachada del edificio, y que por supuesto se puede tocar.

4. Comentarios varios

Viajamos con la empresa Ryan Air de viajes económicos, es decir que lo que se sirve en el vuelo se paga aparte.
El personal de abordo habla exclusivamente inglés y el aeropuerto al que llegamos queda en las afueras de Londres.

Nos alojamos en el hotel Barn, una maravilla de tres estrellas que fue construida en los 1600 como casa de campo. Viajamos al centro y fue como mirar vidrieras porque hay mucho para visitar y un fin de semana largo alcanza para poco. 

Estuvimos en el Museo Británico y en Tate. Pasamos por el Parlamento y la Catedral. Estuvimos en la Galería Nacional.
Mi acompañante es una guía estupenda y encontré pocos obstáculos. 
Viajamos en subterráneo desafiando las recomendaciones de nuestros amigos temerosos. Londres es una ciudad cara para quienes nos manejamos con coronas suecas. Es conveniente comer algo alejado del circuito turístico.
El público en general parece bien dispuesto a ayudar cuando ve un bastón blanco. 
Si comparo Londres con Estocolmo, me sorprendió escuchar muy poco español y sólo en boca de turistas.
Me quedaron ganas de volver y de encontrar gente que vive allí.

En mi caso, me alojé en una habitación doble que
costaba 50 libras por noche y que incluía el desayuno, aunque eso sí, un desayuno muy normalito.

Nosotras nos movíamos en autobús, para lo cual sacamos un billete para toda una semana y me parece que costó alrededor de 10 libras. En los autobuses el billete no se pasa por ninguna máquina, sino que simplemente se le enseña al conductor y de vez en cuando hay inspectores que viajan también en el autobús y lo pueden pedir. 

Al contrario que Ana María, yo sí encontré muchos turistas españoles y de otros países, así que el español era un idioma que se oía mucho en las calles, museos, autobuses, y quizá menos en los restaurantes.

5. Alguna información encontrada en páginas web

en:
http://www1.visitbritain.com/VB3-es-AR/practicalinformation/index.aspx

encontré lo siguiente:

Servicios para los discapacitados

Gran Bretaña da una cálida bienvenida a todos los discapacitados. Numerosos espacios públicos y puntos de atracción turística tienen acceso especial para sillas de ruedas y un creciente número de hoteles y restaurantes aceptan encantados a personas discapacitadas y a sus cuidadores. Hay atracciones, espectáculos
y funciones que les ofrecen descuentos. Llamar a la boletería para reservar butacas o equipo especial.

Señas de interés

Holiday Care, en colaboración con las oficinas nacionales y regionales de turismo de Gran Bretaña, se encarga de inspeccionar alojamientos aplicando criterios y normas de accesibilidad para discapacitados dentro del plan «El turismo para todos» en el Reino Unido.

Holiday Care tiene una base de datos que abarca más de 1.000 hoteles, alojamientos independientes, establecimientos bed and breakfast y granjas que han sido inspeccionados para asignarles una categoría de accesibilidad. Además de ofrecer información al respecto, Holiday Care también se puede encargar de hacer la reserva. Distribuyen folletos informativos sobre una amplia gama de servicios para el viajero discapacitado.

Holiday Care Service

7th Floor, Sunley House
4 Bedford Park
Croydon
CRO 2AP
holiday.care@virgin.net,
+44 (0)845 124 9971,
+44 (0)845 124 9971
+44 (0)845 124 9972
Footer starts here

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.